lunes, 11 de noviembre de 2013

DAR UN PASO FUERA DE LA ZONA DE CONFORT


    • Existe un área en que nos movemos que consideramos confortable, la conocemos y a pesar de muchas veces quejarnos de ella no hacemos nada para modificarla. Podemos hasta llegar a pensar que fuera de ella existen dragones que nos atacarán si salimos. ¿Qué puedo hacer para salir de ella?: Aprender algo nuevo en algún área de la vida, buscar otra ruta de tránsito u otra hora para transitar, romper algún paradigma, no creer ciegamente a alguien sólo por respeto, cambiar algún comportamiento que no nos gusta, no aceptar algo de alguien que nos molesta, evitar contacto con personas que nos hacen sentir mal, etc. Todo esto nos hace salir de una zona que realmente tiene un potencial enrome de mejora... Dar un paso hoy fuera de ella sería su tarea para esta semana... Intentarlo no le hará perder nada.

Todo sobre el tema de las emociones y la zona de confort está en mi libro: MIGOMISMO. Informaciones en: www.diegososa.info/migomismo



1 comentario:

Bernardo Ernesto Fernández Batista dijo...

Una vez dí un paso fuera de mi zona de confort, renuncié a un trabajo de 7 años, cómodo pero mal pagado y con pocas probabilidades de crecer, sin mirar si perdía o no las prestaciones que había acumulado hasta la fecha si me hubiesen cancelado.

Busqué opción en otra empresa y la conseguí, pero mi estadía en esta otra empresa no fue lo que esperaba. Duré menos que cucaracha en gallinero y no me pude adaptar a el estilo unifamiliar de la empresa.

Luego, gracias a haberme puesto visible para el mercado laboral, he conseguido los mejores trabajos del área, cosa que no hubiese logrado si no me hubiese atrevido a salir de mi zona de confort.

Del siguiente trabajo también me atreví a salir de la zona de confort y, aún recibiendo las mismas remuneraciones económicas, cambié a un trabajo de mayores retos y oportunidades.

Luego, esa empresa la adquirió la empresa más grande del país en el sector y yo he pasado a formar parte de ella sin proponermelo.