jueves, 11 de marzo de 2010

¡TENEMOS QUE SER LÍDERES?


En una empresa, en nuestra vida personal, en la familia, en todos lados necesitamos ser líderes. Las empresas modernas necesitan que cada uno de sus empleados sea un líder, desde el que cuida la puerta, hasta el que decide las políticas.
Hoy no podemos darnos el lujo de tener robots ocupando posiciones en una empresa, iniciando con la que parece más insignificante. No podemos atender a un cliente y no tratar de buscar soluciones. No podemos ver que algo anda mal y no pensar en una solución creativa para la nueva necesidad. No debemos notar que algo podría ser mejor, y dejarlo cómo está. No debemos tener personas arrogantes, que hacen sentir al cliente como que viene a pedir favores.
Recuerde que existen ideas que hay que consultarlas, lleve la inquietud con una propuesta de solución a quien tiene que decidir su implementación. Recuerde que usted es el que vive el problema día a día, no le deje la búsqueda de una solución de escritorio a un grupo de estudios, o a una junta de trabajo; durará mucho en llegar la mejora esperada... y si llega, posiblemente creará otro problema secundario.
Así mismo necesitamos que nuestros hijos sean líderes y no llanos seguidores. ¿O prefiere que se conviertan en consumistas porque los demás lo son? ¿O en empleados que no progresan porque no pueden tratar con un grupo de personas y llevarlos a lograr un objetivo común?
Les propongo una pequeña lista que ayudará a agilizar el proceso de ser líder, sin olvidar las características que ya en otros artículos y mis libros tratamos:
1. Intente nuevos caminos, y apoye a otros a intentarlos; los procesos se vuelven obsoletos, manténgase creativo para conseguir mejores formas de hacer las cosas, pero nunca quiebre las reglas. Una vez encontró ese camino, compártalo con los demás, no deje que los otros quieran adivinar lo inventado. Si se le ocurre algo por lo que tenga que quebrar las reglas, pida autorización antes, si no la tiene, recuerde que trabaja para alguien, y ellos mandan... no aplique lo que no tiene el permiso. Si trabaja para usted mismo, entonces las reglas las pone usted, pero no olvide que los valores no se ponen en juego.
2. Accione con todo como si fuera urgente; si decide hacer algo, hágalo de una vez y por todas, que no vuelva nuevamente porque le faltó algo, o por causa de errores, que no se quede a medio terminar. Concéntrese en las tareas para que no regresen, y para que no mueran en sus manos. No hay forma más rápida de hacer algo, que cuando es urgente.
3. Abrace los cambios; cualquiera que sea, si ocurrió, o va a ocurrir, recuerde que no tiene camino atrás. Cualquier cambio que vea venir, o que le avisen, hágalo suyo, no se oponga, no tiene sentido. No llore el pasado por lo bueno que era, celebre el futuro por lo grandioso que será.
4. Ayude a los demás a desarrollarse; eso mejora la efectividad del equipo. Haga que crezcan los que trabajen con usted, vea en cada uno a un gran líder. Cuando crea que está listo, ayúdelo a conseguir otra posición, de lo contrario usted se convierte en un techo para ellos… la rotación del personal ayuda a la hegemonía de un equipo, a la renovación y la creatividad. Críe líderes, no deje ese trabajo a los demás o a la escuela.
5. Escuche y aproveche otros puntos de vista; así mismo, acepte sugerencias al suyo. Si tiene que imponerse, entonces revise sus cualidades de líder y sus decisiones. Mejore su comunicación, conviértala en asertiva. Si sabe que le critican, no busque el problema en los demás, piense qué está haciendo que no está llegando cómo usted quiere.
6. Demuestre ética; esto ayuda a un ambiente de confianza y motivación del equipo, ya sea usted el máximo líder, o sólo una parte importante del equipo. Ojo, todas las partes son importantes.
7. Posea la actitud de ganador; esto no tengo que explicarlo, pero sí recordarlo, ya que por momentos muchas veces se nos olvida.




FRASE DE LA SEMANA
“Comienzo con la premisa de que la función del líder es producir más líderes, no más seguidores.”
Ralph Nader (1934-?)
Activista y abogado estadounidense.

3 comentarios:

Mirian dijo...

Dedico este artículo, aquellos hombres y mujeres que por circunstancias de la vida no ocupan las posiciones gerenciales en muchas empresas, pero que realmente son ellos los verdaderos lideres.

Diego Sosa dijo...

Así es, Miriam. Y son muchos los que están en esas circunstancias. Gracias por tu vista y tu comentario.
Diego

Diana Santana dijo...

Muy buena nota!, no es necesario estar en puestos grandes para ser lideres, por que desde tu casa tienes que serlo, Yo soy la lider de mi bebo, tengo que saber comportarme para que el me siga los pasos, enseñarle cada dia, y cuando llegue el tiempo que el entienda mucho mas; pues enseñarle a ser un lider tambien. Siempre hay que pedirle sabiduría al lider mayor (Dios)...

cuidate mucho,
xoXO