sábado, 4 de julio de 2009

Mujer Moderna Vs. Hombre Antiguo

 Muchas mujeres salieron de la cueva y muchos hombres no han entrado a ella. Durante muchos millones de años (cuatro y medio, por lo menos) el hombre salió en la mañana a buscar le comida y regresó en la noche, o días más tarde. El hombre era medido por el tamaño de la presa que traía a la casa. Mientras la mujer se pasó todos esos millones de años esperando al hombre que volviera y ocupándose de la casa, la cría y la recolección.
Hace menos de medio siglo, por la evolución natural de la sociedad, la mujer puede y en algunos casos se ve obligada a salir de la casa para traer la presa a la casa. Ya hacía tiempo que la presa no era un animal, sino dinero. El dinero se consigue trabajando, haciendo trabajos que las mujeres pueden desarrollar.
La controversia inicia cuando las mujeres salen y dejan parte de sus quehaceres domésticos. Ya no puede realizar todas las tareas y los hombres estamos programados genéticamente para ver a la mujer haciendo esos trabajos y hasta pensamos que dedicarnos a ellos nos quita hombría.
La sociedad evolucionó, con ella el sexo femenino... las mujeres son un gran aporte a lo que hoy es la convivencia moderna. Pero muchos hombres aún no han entrado a la casa. O sea, que estamos un poco retrasados en la evolución.
Si la mujer salió de la cueva para poder aportar al ingreso del hogar, entonces el hombre tendrá que entrar a la casa para que la familia no se desmorone. Podemos delegar tareas en las personas que nos ayudan, pero hay cosas que no se deben delegar, como la formación de los hijos, iniciando por los valores que queremos inculcarles.
Muchos hombres no terminamos de entender nuestra nueva función; ya dije cómo éramos medidos en la prehistoria, luego llegó el feudalismo y la medida se hacía por la cantidad de tierra. Pasó esa época y comenzamos a ser medidos por la cantidad de bienes. Pero lo más interesante es lo que está pasando en la sociedad que vivimos, ya el hombre no se debe medir, ahora de mide la familia. Y esa es la parte de la evolución que debe llegar a los dos géneros.
La mujer se queja de que el hombre no entra a la casa, de que no aporta haciendo parte de lo que antiguamente hacía la mujer. Pero sigue eligiendo el hombre por el tamaño de la presa que traiga a la casa. Sigue eligiendo por su programación genética.
El hombre quiere una mujer moderna, que ayude en el sustento y progreso del hogar; pero sigue eligiendo la mujer para que se ocupe de la cueva.
¡Qué paradoja!
Mi sugerencia es que abandonemos inmediatamente nuestra programación genética y comencemos a prepararnos para vivir en el mundo que hemos formado y que no volverá atrás.
Resumiendo: la mujer traerá parte de la presa, nos mediremos por lo que los dos aportamos, pero para eso tenemos que los hombres entrar a la cueva a tomar parte de las responsabilidades y las mujeres podrán elegir un hombre que gane menos que ellas, que no vivan en una competencia de creer que mejor es el que pueda aportar más a las finanzas del hogar. Las tareas deben ser repartidas, así como se reparten las entradas.
Quisiera que un día nuestra lengua ya no tenga diferencias de géneros, como es en el “aimara” una de las lenguas de Bolivia y Perú. Así tampoco podremos tener diferencias de roles. Somos diferentes, excelentes para ser complementarios... pero no para ser decantados.

Nos vemos la próxima semana

FRASE DE LA SEMANA

“Concentrarme en el pasado para vivir el futuro, es prepararme para un mundo que no existirá más”.
Diego Sosa (1966 – ···)
Escritor Dominicano

6 comentarios:

Ines Maria Aguiar De Lemos dijo...

me encanto Diego, a ver como nos reprogramamos para que esto sea una realidad

Anónimo dijo...

Hola!
He leído su artículo, y me ha venido otra idea a la cabeza: "¿Cómo se siente el hombre y sobre todo en qué ha cambiado su comportamiento en relación a las relaciones con las mujeres actuales (mucho más libres, sin perjuicios, haciendo lo que les da la gana)"? Hace tiempo un hombre mayor con el que hablé echaba la culpa a las mujeres del comportamiento pasivo de los hombres en las relaciones, a la hora de ligar. Decía: "el hombre ahora tiene lo que quiere y ya no tiene que buscar, no le hace falta de artimañas para ligar; y de esto tiene la culpa la mujer, que se ha dado mucho al hombre". De hecho, cuando sales por ahí y se acerca alguno (si es que se acerca -y no es que esté mal una-), resultan patéticos sus intentos de conquista.
Me pregunto si podría escribir un artículo sobre ello, pues aunque se encuentra en relación con éste que escribió, creo que puede aportar más ideas interesantes. ¿Es cierto que la mujer actual ha sido la culpable de esa pasividad de los hombres a la hora de ligar, y bueno, por añadidura, de esa prisa de muchos hombres por la obtención de relaciones sexuales? ¿Esa ha sido la forma de evolucionar de los hombres respecto a la mujer actual? A mí me entristece.
Muchas gracias.
Un saludo!

Anónimo dijo...

EXCELENTE ARTICULO, ME PARECE UN ENFOQUE MUY OBJETIVO DE LA SOCIEDAD ACTUAL...
Rosa

Anónimo dijo...

Gracias Diego, este articulo esta super interesante.

Jocelyn

Diego Sosa dijo...

Hay algunas preguntas en debate y trataré de responderlas en el próximo escrito, gracias por darme tema para seguir con un tema tan profundo. Esperaré algunas más para hecer la próxima entrada del Blog y así juntamos más de esas inquietudes.
Abrazos
Diego

Anónimo dijo...

Diego:
Interesante reflexión sobre el tema de la mujer moderna.
Comparto esta idea del género y aplaudo la bella canción Mujeres Divinas de Juan Gabriel, que encierra la verdad para comprender el papel de la mujer en el mundo actual.
Con mucha estimación.
Israel